Russell Beattie tira la toalla. Una pena. Me encantaba su blog (aunque no permitiera comentarios 😉 ).