El otro día, paseando con los niños por la sección de juguetes de unos grandes almacenes, de repente nos encontramos con un Spiderman cuanto menos curioso.
Mi hijo empezó a trastear, y el juguete empezó a ejecutar toda suerte de canciones y bailes.
Los niños (y yo) estuvieron un buen rato partiéndose.
Mi hijo de 3 años, al que le encanta Spiderman, me miraba sorprendido, como preguntándose que narices hacia el engendro ese, mezcla de Ronaldihno y Cañita Brava Leonardo Dantes. Y dudando de si ese era el mismo que el de la película y los dibujos que tanto le gustan.

De hecho, raro en el, no insistió para comprarlo como hace con todo lo del hombre araña.

Y aunque esté enfocado a niños pequeños, me da a mi que es un duro golpe a la imagen de los superheroes.
Luego hay quien dice que estamos criando a nuestros hijos medio “agilipollaos”. Y va a ser verdad.

Aviso: Este vídeo puede herir la sensibilidad de los fans de Spiderman. Avisados estáis.

Nota: El video no es mio, lo encontré en Youtube buscando por “spiderman y sus amigos”.Había alguno mas, así que parece que ya tenía sus fans 🙂